Loading...
Los brotes son ricos en nutrientes

Los brotes son ricos en nutrientes, cultiva una fuente sin fin y nunca estarás enfermo

Los brotes son potencias de nutrientes ricos, cómo cultivar una fuente sin fin y nunca estar enfermo

Comer brotes podría ser la opción más eficaz y más barata para el suministro de tu cuerpo con nutrientes esenciales para el fortalecimiento de tu sistema inmunológico. Los Brotes son fáciles de cultivar, asequibles y te protegerán de diversas enfermedades. Usted puede cultivar sus propias semillas y cosecharlas cuando hayan brotado.

Pero, en primer lugar, permítanme presentarles todos los beneficios que pueden proporcionar!

¿Por qué debes comer brotes?

Los brotes están llenos de fitonutrientes utilizados durante el crecimiento de la planta y los nutrientes que se encuentran en la planta completamente desaroollada. El hecho de que los brotes no hayan crecido completamente indica que los nutrientes son más fáciles de absorber por su cuerpo. Los brotes proporcionan una serie de beneficios, incluyendo:

Loading...

Prevenir la anemia

Mejorar la salud cardiovascular

Mejorar la salud del hígado

Aliviar el estreñimiento

Proteger la piel, las uñas y el cabello

Ayudar a aliviar el estrés y la depresión

Aliviar los síntomas relacionados con la menopausia

Tenga cuidado al comprar brotes

Los brotes producidos comercialmente se han asociado con numerosas enfermedades transmitidas por los alimentos. Por lo tanto, si deseas obtener todos los beneficios que ofrecen, entonces puedes tratar de hacer crecer tus propios brotes.

Es muy importante almacenar sus brotes en la nevera. Si desarrollan un fuerte olor, asegúrese de tirarlos!

Cómo cultivar sus propios brotes

Cultivar sus propios brotes puede ser una manera barata y efectiva de fortalecer su sistema inmunológico. Sólo tienes que seguir las instrucciones a continuación!

Ingredientes Necesarios:

Un frasco de 1 litro a 1 galón de tamaño

Un tazón

Estopilla o malla

Una banda de goma grande

Agua

Semillas

 

Direcciones:

Coloque sus semillas en un frasco. Agregue 1 taza de agua por cada cucharada de semillas. Las semillas de repollo, col rizada, brócoli y rábano se deben remojar durante 3 horas mientras que las semillas pequeñas deben hacerlo entre dos y seis horas. Las semillas más grandes como lentejas, granos y guisantes deben remojarse durante 12 horas. Después de empapar las semillas en el frasco, debes colocar la gasa sobre la parte superior de la jarra. Asegúrate de fijarla con una banda de goma. Deja las semillas en remojo y luego enjuágalas y drénalas. Se recomienda enjuagar y escurrir dos o tres veces al día.

Después de una o dos semanas, las semillas deberían haber brotado. Para cosecharlos, debes remolinar los brotes en un tazón de agua fría. Enjuague y escurra luego guárdelos en su refrigerador.

Fuente:

http://www.naturalcuresandhomeremedies.com

Tienes permiso de republicar este articulo gracias a una licencia de Creative Commons concediéndonos un vínculo de retorno a nuestra página.Una Vida Natura.

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *