Loading...

Investigadores descubren una flor antigua

por | 1 Agosto, 2015

Investigadores descubren una flor antigua que trata la diabetes de forma natural, las grandes farmacéuticas de inmediato comenzaron el desarrollo de la versión sintética.

Investigadores israelíes han descubierto una increíble planta nativa de su región que aparentemente ayuda a tratar la diabetes tipo 2, naturalmente, sin la necesidad de medicamentos o inyecciones. Pero en lugar de promover la planta real como una opción terapéutica para los pacientes, el equipo está trabajando con las compañías farmacéuticas para aislar un “ingrediente activo” de la planta, para que pueda ser sintetizada, y se convierta en un medicamento patentado de propiedad farmacéutica corporativa.

La planta es conocida como iphionoideschiliadenus o varthemiaaguda, y tiene un tallo robusto, y peludo que produce flores amarillas espinosas. En ambos, modelos celulares y animales, los extractos de este arbusto aromático han demostrado que presentan actividad antidiabética, ayudando a mejorar la absorción de azúcar en las células musculares y de grasa, así comoreducir los niveles de azúcar en la sangre.

Loading...

En base a estos resultados de gran alcance, como informó el Diario de Etnofarmacología, la varthemia aguda, parece ser una bendición para las personas que sufren de diabetes mellitus,que de acuerdo con la Asociación Americana de Diabetes es la séptima causa de muerte en los EE.UU. hoy en día. Pero no vas a encontrar la planta en tu CVS local o en la farmaciaWalgreens, y es probable que nunca lo hagas.

Investigadores descubren una flor antigua. Toda la planta varthemia no puede ser patentada, por lo que las compañías farmacéuticas se robaron uno de los componentes, con el fin de sacar provecho

No es que varthemia no sea eficaz en el tratamiento de la diabetes; lo es, de lo contrario los investigadores que lodescubrieron no habrían declarado lo siguiente en su estudio:

“El extracto dechiliadenusiphionoides aumenta la secreción de insulina en las células s, así como la captación de glucosa en adipocitos y miotubos esqueléticos. El extracto también muestra actividad hipoglucémica en la rata diabética arena. Los Iphionoideschiliadenus exhiben una actividad anti-diabética considerable, aunque el mecanismo de acción queda por determinarse”.

Esto es claramente un resultado clínico positivo, pero no hace mucho para engordar los bolsillos de los directores ejecutivos de la industria de las medicinas, y de los ejecutivos que solamente buscan ganancias cuando los componentes medicinales son aislados y sintetizados. Dado que las plantas naturales no pueden ser patentadas (al menos no todavía), no hay dinero de por medio en la venta de la varthemia aguda, en la forma entera de la planta.

En lugar de ello, los científicos tendrán que encontrar una manera de robar un “ingrediente activo” de la planta, que en sí mismo es un término equivocado, ya que las plantas contienen una gran cantidad de componentes bioactivos que trabajan en sinergia para promover la curación. La complejidad de esta sinergia va mucho más allá de lo que cualquier científico humano jamás podría comprender por supuesto, los misterios de las artes curativas naturales. Pero nada de esto importa cuando hay beneficios por lograr.

Investigadores descubren una flor antigua. La Bio-piratería es la esencia de la industria farmacéutica; las hierbas y plantas naturales  funcionan mejor, ¡pero no generan miles de millones en ganancias!

En el caso de la varthemia aguda, los científicos que trabajan en favor de los magnates de la industria de las drogas, identificarán lo que ellos creen es un “ingrediente activo” de la planta, que luego usarán para desarrollar un fármaco que pueda ser patentado y vendido por miles de millones de dólares. Y si alguien trata de vender la planta en forma entera como medicina, la Food and Drug Administration (FDA) seguramente se lanzara en picada y declarara a la varthemia aguda como una “droga no aprobada”.

Tal escenario es la biopiratería en su máxima expresión, robando la naturaleza de su elemento vital para convertirlo en fragmentos de él, en un “cuidado para enfermos”,en una píldora o una vacuna, para fines de lucro de gestión de la salud, y es la base sobre la cual se construye la industria farmacéutica.

Es exactamente lo que las compañías farmacéuticas hicieron con el bígaro de Madagascar, un nativo de la medicina tradicional de África, que funciona como un supresor natural del apetito. También se ha mostrado su eficacia en el tratamiento de la leucemia que, una vez que las compañías farmacéuticas se enteraron, se dio lugar a la bio-piratería de los componentes de la planta, y a ser vendidos para obtener enorme remuneración.

“Tenemos que hacer más en los países, con respecto a informar a las personas acerca de la biopiratería en desarrollo”, dijo CheeYokeLing de la Red del Tercer Mundo, citado por DW.de. “Pero también tenemos que crear más conciencia entre los consumidores, por lo que cuando se utilizan productos que saben que la biopiratería podría estar involucrado”. Investigadores descubren una flor antigua

Fuentes:

http://www.timesofisrael.com

http://nocamels.com

http://www.ncbi.nlm.nih.gov

http://www.wildflowers.co.il

http://www.diabetes.org

https://www.dw.de

Loading...

7 pensamientos en “Investigadores descubren una flor antigua

  1. juan solano

    Es interesante lo q se descubre dia a dia lo malo es q q no haya un poco de Etica por parte de los Investigadores y se Apliquen en favor de la gente..

    Responder
  2. Eunice Coraspe

    Me parece que esta planta es El cundeamor, mi abuelita decia que ella se bajaba la azucar tomando te de esta planta y comiendo la fruta. tambien la pueden investigar gracias

    Responder
  3. EUSEBIO ABELARDO CASTILLO

    Debe de ser muy. Eficaz esa planta para nuetros males de la diabetes gracias por la informacion

    Responder
  4. Yetzi

    Es interesante quisiera información de donde se consigue, mi padre está afectado con diabetes y me gustaría tratarlo con dicha planta. Gracias!!!

    Responder
    1. Samuel D. Sandoval Autor

      Buenas.
      El nombre de la planta puede variar de acuerdo al país.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *