Loading...

5 señales de advertencia de que su hígado está lleno de toxinas y le hacen ganar peso (y cómo detenerlo)

El hígado es un órgano del cuerpo muy importante, cuya función es convertir las toxinas en desechos y ayudar al cuerpo a eliminarlas en forma de orina y heces.

Hoy en día, vivimos en un ambiente contaminado, lleno de toxinas y productos químicos peligrosos, que pueden abrumar al hígado y hacerlo más lento. En este caso, las toxinas permanecen en el cuerpo y comienzan a acumularse, dando lugar a numerosos problemas de salud.

El exceso de depósitos de grasa en el hígado conduce a una enfermedad, hígado graso. Este órgano normalmente es graso, pero en el caso de esta enfermedad, la grasa representa más del 5% al ​​10% del peso total del hígado.

Loading...

Puede ser de dos tipos, enfermedad de hígado graso no alcohólico y hepatopatía alcohólica.

Esta última es el resultado de la excesiva indulgencia en las bebidas alcohólicas, y la enfermedad del hígado graso no alcohólico es causada por factores no alcohólicos, como el colesterol alto o la genética.

Estos son los síntomas más comunes que indican que su hígado necesita desesperadamente la desintoxicación:

Alergias

Cuando el hígado funciona correctamente, crea anticuerpos que combaten los alérgenos. Sin embargo, si su función es impedida, el cuerpo los almacena y el cerebro produce histamina como respuesta, que es un químico que marca los alérgenos para su eliminación.

Los niveles excesivos de histamina causan síntomas de alergia, como dolores de cabeza, picazón y niebla mental.

Acné

Cuando las toxinas se acumulan en el hígado, conducen a desequilibrios hormonales que causan acné. En este caso, el tratamiento tópico no puede combatir el acné, ya que la causa raíz está dentro del cuerpo.

Aumento de peso inexplicable

En caso de que el hígado trabaje todo el tiempo para eliminar las toxinas del cuerpo y se reduzca su función, las toxinas sin filtrar permanecen en las células de grasa, y la grasa circula desde el intestino a través de la bilis y de vuelta al hígado.

Fatiga crónica

Las toxinas acumuladas en el cuerpo evitan el metabolismo de los tejidos musculares, lo que causa dolor y fatiga física, así como también depresión, cambios de humor y arrebatos de ira.

Sudoración excesiva

Cuando no puede funcionar correctamente, el hígado se calienta y este calor se transfiere al resto del cuerpo y causa sudoración excesiva, como una manera de refrescarse.

Sugerimos las siguientes dos recetas:

– Pica un plátano y agrégalo a la licuadora. Agregue una taza de yogur griego, una cucharadita de raíz de diente de león, raíz de jengibre triturada y 2 cucharadas de mantequilla de maní. Mezcle todo bien.

-Prepara un batido de desayuno mezclando jengibre, plátanos y raíz de diente de león.

Asegúrese de consumir estas deliciosas recetas 1-2 diariamente.

Fuente: theorganicawareness.com

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *